Image
Top
Navigation
24 noviembre, 2011

4 Razones por las que no hace falta gustarle a todo el mundo

Es posible que haya alguien que, debido a una mala experiencia con algún producto o servicio de tu empresa, se dedique a contar cuánto os odian a ti y a tu empresa allá donde va. Para aclararnos mejor, vamos a llamar a este tipo de personas: “enemigos”.

En este post vamos a darte unas cuantas razones para no tenerles miedo:

1.- Te abren los ojos: Ninguna empresa es perfecta y a veces estos “enemigos” tienen razón en sus quejas. Es necesario desprenderse de las emociones y tratar de entender la realidad objetiva del asunto, quedarse con el por qué del la queja. De este modo será más fácil ver qué necesitas arreglar (no siempre es fácil ver los errores de uno mismo).

2.- Los “enemigos” pueden convertirse en amigos: Existen muchos tipos de “enemigos”, pero casi nunca son de ese tipo que “te odiará para siempre pase lo que pase”; es más probable que todo venga, simplemente, de una mala experiencia. Por lo tanto, si consigues arreglarlo y que se lleve una buena experiencia de tu empresa, es bastante probable que le conviertas hasta en un fiel seguidor.

3.- Atraen atención: No TODA la publicidad es siempre buena, pero la verdad es que cuando la gente habla de forma activa de lo mala que le parece tu empresa, le está dando importancia y visibilidad. Si eres capaz de combatir su negatividad, esa atención resultará realmente buena.

4.-Prueban tus esfuerzos en Social Media: Si utilizas las redes sociales de forma activa, tendrás una relación establecida con un determinado número de fans que, cuando un “enemigo” se queje de ti, saldrán en tu defensa.

votar